preloader
FECHAS

1 al 3 de Diciembre
Horarios: 02:00 pm, 05:00 pm y 06:00 pm

RSVP

LUPES BBQ

Álvaro Gamboa, empresario, restaurantero y sommelier, se planteó dejar el fine dining para apostar por Lupes BBQ, un proyecto de cocina casual y reconfortante con un marcado aire tejano.

Cuando era niño, Álvaro Gamboa aprendió que la cocina es el pegamento que une a las familias. Aprendió que, cuando hay buena comida —como la que solían preparar sus abuelas—siempre hay un pretexto para reunirse a la mesa, “el hecho de poder juntar a la gente a convivir y a disfrutar fue lo que me llamó”, recuerda. Un pensamiento que cimbró los cimientos de su carrera.

Sin embargo, fueron los viajes los que marcaron su iniciación como profesional en el mundo de la gastronomía: un año en Londres que le enseñó las tablas y la disciplina del fine dining, una estadía en Napa Valley, California, donde entrenó su nariz como sommelier y ganó experiencia como cocinero entre las filas de restaurantes con estrellas Michelin y, finalmente, un recorrido por Texas, Georgia y Carolina del Sur, las capitales del barbecue y sus escuelas más importantes en materia de comfort food.

“El hecho de poder juntar a la gente a convivir y a disfrutar fue lo que me llamo”

Álvaro cuenta que en Estados Unidos nació su interés por el barbecue, una tradición que fue picando su curiosidad de cocinero con “procesos que vienen de años, incluso de cocinas tradicionales de Europa y diferencias entre regiones”. Un mundo de asados, ahumados y cocciones lentas que terminaría por definir el siguiente peldaño de su historia.

Lupes BBQ nació hace poco más de seis años, como una transición, cuando Álvaro, entonces a cargo del restaurante Olio Bistro en Guadalajara, se planteó dejar los manteles largos y los protocolos del fine dining para apostar por un proyecto más casual. Una decisión que lo llevó de vuelta al barbecue para dar vida a un lugar con aires tejanos pero con un distintivo mexicano. Un lugar en el que las estrellas son las costillas y el tocino curado en casa, en el que se brinda con cerveza —y algunos vinos, escogidos por el sommelier que Álvaro lleva dentro—que, en sus palabras, se siente “casi como si estuvieras en la terraza de un amigo un día de asado”.

“El tocino lo curamos, lo ahumamos, nos toma ocho o nueve días en hacerlo, sin conservadores, ni nada añadido”

Al inicio, había apenas dos especialidades en la carta, algunas guarniciones, un par de mesas blancas, la hielera de su socio y una bocina conectada para poner música desde su celular, “cada vez que hablaba mi esposa se enteraba todo el mundo” recuerda Álvaro de esos días de emprendimiento, transformados hoy en seis sucursales en Guadalajara. Aunque el menú ha crecido y mucho ha cambiado desde entonces, en Lupes BBQ permanece la promesa de hacer todo desde cero, “no vamos a tiendas ni a supermercados”, asegura Álvaro, “el tocino lo curamos, lo ahumamos, nos toma ocho o nueve días hacerlo, sin conservadores, ni nada añadido”, agrega.

Álvaro dice que el éxito de un restaurante, de altos vuelos como Olio Bistro o relajado como Lupes BBQ, es una suma de muchos factores. “Se tienen que conjugar la cocina, la atención, el servicio, la atmósfera, que el concepto esté bien definido, que haya una comunicación muy cercana con los clientes y quizá un poquito de suerte”. Por eso la frase “riquísimo como siempre” es de sus favoritas. Tres palabras que, cuando vienen de boca de sus comensales, le ayudan a constatar que todo el esfuerzo y la constancia han valido la pena.

Como parte de su participación en Local 1800, Lupes BBQ presentará un menú especial que integrará al tequila 1800 en la salsa y en las preparaciones. El resultado podrá disfrutarse en platillos como la costillita Baby Back con salsa BBQ 1800 Añejo, el tocino glaseado con salsa BBQ 1800 Añejo, el elote amarillo con mantequilla o la salchicha ahumada.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *